Inicio > Las Provincias del Perú > El Turismo en Trujillo, La Libertad, Perú > Iglesia y Monasterio de Belén-Trujillo

Iglesia y Monasterio de Belén – Trujillo

La Iglesia y Monasterio de Belén  se ubica en la esquina de los jirones Diego de Almagro y Ayacucho en el Centro Histórico de la ciudad de Trujillo.

El terreno fue donado por Don Juan de Sandoval en el siglo XVI, funcionando en un inicio como el Hospital San Sebastián. En 1680 la Hermandad de Bethlemítica, empezó la construcción de la iglesia, denominándola “Jesús, José y María”,concluyendo las obras en 1704. De esta forma obtuvieron la cuadra del hospital de Belén, luciendo  así dos templos, Betlemitas y la parroquia San Sebastián ubicados cada uno en cada esquina. Años después San Sebastián  fue demolida y la iglesia del hospital de Belén se conserva hasta la actualidad.  Ademas fue considerada Patrimonio Monumental de la Nación en 1972

Fue levantada con adobe, ladrillo y quincha.  En el interior los arcos, las pilastras y los pilares responden a la tradición trujillana del siglo XVII.

Al exterior del templo  se observa la portada de la fachada principal marcada por dos torres con pilastras en los tres ángulos y el cuerpo de  la campana esta rematada con capiteles; en cuanto a su portada tiene 2 cuerpos, en el inferior, columnas pareadas y un arco mixtilineo que penetra al interior en forma de venera cobijando a la sagrada familia; en la superior, pilastra contra pilastra a ambos lados; y en el segundo cuerpo presenta un oculo ovalado. La portada lateral, más sencilla en su diseño, es de pilastras pareadas.

Llama la atención en la iglesia de Belén la volumetría lateral realizada por contrafuertes y las ventanas con arcos rebajados, es una de las pocas iglesias  de la ciudad que fue construida originalmente de una sola vez.

Con el tiempo se fueron realizando diferentes  reformas, las ultimas fueron a consecuencia del terremoto de 1970, ya que sus torre gemelas perdieron sus capiteles y experimentaron serias fisuras en los cuerpos de campana dándole a su fachada un toque de exotismo .
Actualmente los documentos de época la llaman “La nueva Iglesia de Belén”, por estar completamente restaurada en su cuerpo. Es un importante monumento histórico del siglo XVIII que enriquece el patrimonio artístico de nuestra ciudad.